OVNIS, ¿viajeros del tiempo?

© José Antonio Caravaca

La opacidad del fenómeno OVNI ha sido la principal causa que ha motivado la propuesta de infinitas hipótesis para explicar el supuesto origen de estas misteriosas aeronaves. Que durante décadas de arduo estudio no se haya podido aclarar el origen de estas manifestaciones ha provocado que los investigadores tengan que recurrir a las mas diversas y exóticas respuestas para intentar llegar al fondo de este, aparente, impenetrable enigma. Desde hace varios años, muchos estudiosos están convencidos que los OVNIs son viajeros en el tiempo que nos visitan desde el futuro. O sea, los supuestos extraterrestres seríamos nosotros mismos que a bordo de máquinas del tiempo estamos explorando el pasado.

De hecho, el teniente coronel Philip Corso coautor con William Birnes del libro «The Day after Roswell» (1997) defendía que los cuerpos hallados en el desierto de Roswell eran seres creados genéticamente para la función de viajar por el espacio. Incluso especulaba que probablemente fueran viajeros en el tiempo enviados por nuestra civilización desde el futuro. En una promoción para sus talleres titulada «Time Travelers- UFO Abductors From Our Future» el Dr. Bruce Goldberg decía que: «Hay muchos secuestros a bordo de ovnis y en bases militares secretas que se llevan a cabo, no por extraterrestres de nuestro tiempo, sino por nosotros mismos en el futuro. Me refiero a estos viajeros del tiempo como crononautas. Estos crononautas proceden entre 1.000 y 3.000 años de nuestro futuro en la Tierra. Mediante el uso de la ingeniería hiperespacial, estos viajeros en el tiempo han dominado el arte de entrar en la quinta dimensión y viajar en el tiempo hasta nuestro siglo.

Además, estos crononautas también nos han secuestrado en nuestras vidas pasadas. El propósito de estos viajeros del tiempo es facilitar nuestro crecimiento espiritual. Son nosotros en el futuro». Y mas atrás en el tiempo, el investigador argentino Fabio Zerpa en una entrevista concedida al periodista Daniel Kon para la revista «Siete Días» (Agosto.1976) hablaba sobre el posible origen de los OVNIs: «Nosotros tomamos al fenómeno en tres planos distintos. La primera posibilidad es que sean viajeros del espacio, que vengan de un planeta cercano, de otro sistema planetario o, incluso, de otra galaxia. En ese sentido hay millones de posibilidades de vida extraterrestre. La segunda variante es la posibilidad de que sean viajeros del tiempo: Einstein opinó que esos seres podíamos ser nosotros en proyección de futuro. Serían los hombres del futuro trasladados a través del túnel del tiempo».

¿CIENTÍFICOS O TURISTAS?

El último que se ha sumado a este pensamiento ha sido el profesor de antropología biológica de la Universidad Tecnológica de Montana (USA), Michael P. Masters, que ha publicado un libro titulado «Objetos Voladores Identificados: un enfoque científico multidisciplinario para el fenómeno ovni» (2019). En dicha obra Masters especula que en un futuro nuestra civilización será capaz de desarrollar una máquina del tiempo que le permitirá conocer la historia de la humanidad en primera persona. Así mismo tras estudiar decenas de encuentros cercanos con OVNIs, donde los testigos describen humanoides bípedos, sin pelo, de gran cabeza, ojos grandes, narices pequeñas y bocas pequeñas le ha llevado a pensar que se trata de un ser producto de la propia evolución de nuestra especie.

A esto hay que añadir, según Masters, otras pistas interesantes como que los supuestos extraterrestres conozcan nuestro idioma y que su tecnología parezca un desarrollo de la nuestra. En una entrevista concedida al periodista Leonard David para el portal Space.com ( 20/01/20) dijo que: «Tomé un enfoque multidisciplinario para tratar de comprender los misterios de este fenómeno (…) Nuestro trabajo como científicos es hacer grandes preguntas y tratar de encontrar respuestas a preguntas desconocidas. Algo está sucediendo aquí, y deberíamos tener un debate al respecto. Deberíamos estar a la vanguardia de tratar de descubrir qué es». Y este estudio sobre los OVNIs le llevó a Masters a plantear que: «Creo que la explicación más simple, de forma innata, es que somos nosotros. Solo estoy tratando de ofrecer lo que probablemente sea la explicación más parsimoniosa»

El libro de Michael P. Masters vuelve a traer la idea de los supuestos viajeros en el tiempo

Y una de las razones que esgrime es que: «Los supuestos informes de abducciones son en su mayoría de naturaleza científica» . Lo que le lleva a suponer que nuestros visitantes: «Probablemente sean futuros antropólogos, historiadores y lingüistas los que regresarán para obtener información de una manera que actualmente no podemos tener sin acceso a esa tecnología. Dicho esto, creo que algunas de sus intenciones también son el turismo. Sin duda en el futuro, hay quienes pagarán mucho dinero para tener la oportunidad de regresar y observar su período favorito en la historia. Algunos de los lugares turísticos más populares son las pirámides de Giza y Machu Picchu en Perú… antiguos y sitios prehistóricos».

IGNORANTO LA CASUÍSTICA

Sin embargo, como ocurre con otras muchas hipótesis y planteamientos propuestos para explicar el complejísimo fenómeno OVNI, la idea de los viajeros del tiempo está sustentada por sólo una pequeña porción de lo que nos ofrece el estudio de los platillos volantes. Masters desconoce por completo la amplia fenomenología que pretende explicar de una manera tan somera, ignorando que la verdadera ecuación del problema es mucho mas amplia. Hay que tener en cuenta que la casuística está repleta de casos protagonizados por seres, entidades, robots y criaturas de todo tipo que obviamente no siguen los patrones evolutivos de nuestra especie. De hecho, los supuestos tripulantes a los que hace mención Masters en su escrito, los pequeños seres de gran cabeza, solo han sido relevantes en la casuística ufológica mundial a partir de la década de los ochenta y tan solo en el territorio norteamericano.

Sin duda la casuística OVNI es mucho mas compleja de lo que este planteamiento pretende trasladar

Masters ni entra, ni valora, porque posiblemente ni las conozca, la mayoría de características absurdas e incoherentes que presenta el paradigma OVNI, y que evidentemente no encajan con su idea de visitantes del futuro. De la misma forma las comunicaciones y comportamientos violentos de muchos de los ocupantes de los OVNI se encuentran en clara disonancia con sus planteamientos. Sin dejar de ser una idea sugerente y atractiva, la hipótesis de los viajes en el tiempo para explicar el fenómeno OVNI tiene en su contra el propio análisis de los casos. Y es que solo contar con una ínfima parte de lo que ofrece la amplia literatura de los platillos volantes te puede llevar a tener un opinión muy equivocada, sesgada y simplista de lo que realmente esconde un fenómeno tan complejo y difuso como es el paradigma ufológico.